email telefono contacto

Qué es el error 405 (Method not allowed) y cómo solucionarlo

Cuando, como usuario, te encuentras con un error HTTP 405 «Method not allowed», en general no hay mucho que puedas hacer para solucionar el problema directamente desde tu lado. Por el contrario, la solución suele estar en manos de los desarrolladores o administradores del sitio web.

En casos normales de navegación, lo mejor que puede hacer un usuario es informar del problema al administrador de la página web o buscar ayuda a través de los canales de atención y contacto del sitio web en cuestión.

Ahora bien, si tú eres el administrador de la página web y quieres entender qué es el error 405 «Método no permitido», las causas que provocan su aparición y las diferentes formas que tienes de solucionar este mensaje de error, estás en el post adecuado. Sigue leyendo e iremos descubriendo juntos cómo acabar con el problema del error 405.

Qué es el error 405 (Method not allowed) y cómo solucionarlo 1
¡Suscríbete al boletín!

No te enviaremos spam, lo prometemos. Enviamos a nuestros suscriptores contenido sobre WordPress, hosting, marketing digital y programación.

+ Información básica sobre protección de datos

¿Qué es el error 405?

Qué es el error 405

El código de estado HTTP 405, conocido como «Method not allowed» (método no permitido), indica que el método de solicitud utilizado para realizar la petición no está permitido para el recurso solicitado. En otras palabras, el servidor ha recibido una solicitud con un método (GET, POST, PUT, DELETE, etc.) que no es válido o que no está permitido para la URL especificada.

Por ejemplo, si intentas enviar una solicitud POST a una URL que solo acepta solicitudes GET, el servidor responderá con el código de estado 405 Method Not Allowed.

Este código de estado es una forma de que el servidor indique al cliente que el método de solicitud utilizado no es adecuado para la acción que se está intentando realizar en el recurso solicitado. Al recibir este código, el cliente puede ajustar su solicitud para utilizar el método correcto o encontrar una ruta válida que admita el método deseado.

Es importante revisar la documentación del servidor web o la API específica para comprender qué métodos son compatibles con cada recurso, ya que esta información puede variar según la implementación.

¿Qué es eso de los métodos de solicitud?

Verás. En el contexto de las solicitudes HTTP, los métodos son acciones o verbos que indican la intención del cliente con respecto a un recurso específico de un servidor web. Cada solicitud HTTP incluye un método que define la operación que el cliente desea realizar en el recurso identificado por la URL.

Te dejo aquí una lista de los métodos más comunes:

  • GET: Utilizado para recuperar datos del servidor.
  • POST: Utilizado para enviar datos al servidor para que este los procese. Se suele utilizar para enviar datos de formularios.
  • PUT: Utilizado para actualizar o crear un recurso en el servidor con los datos proporcionados.
  • DELETE: Utilizado para solicitar la eliminación de un recurso del servidor.
  • PATCH: Utilizado para aplicar modificaciones parciales.
  • OPTIONS: Utilizado para obtener información sobre las opciones de comunicación disponibles para un recurso o para el servidor en general.
  • HEAD: Similar a GET, pero solicita solo la información de encabezado, sin el cuerpo de la respuesta. Se utiliza para obtener datos sobre el recurso sin recuperar todo su contenido.
  • TRACE: Utilizado con fines de diagnóstico y depuración.

Ahora que ya conoces algunos de los distintos métodos que se pueden usar en una solicitud, entenderás mejor que el error 405 (Method Not Allowed) se produce cuando el servidor no admite el método de solicitud especificado para la URL solicitada.

¡Te pongo un ejemplo!

Imagina que estás interactuando con una app de redes sociales y deseas publicar un nuevo estado o mensaje. Normalmente, para enviar ese mensaje al servidor, se utiliza el método POST. Sin embargo, por alguna razón, el desarrollador del servidor decidió que para la URL específica que maneja las actualizaciones de estado, solo se permiten solicitudes GET.

Si intentas enviar tu mensaje utilizando una solicitud POST en lugar de una solicitud GET, el servidor se dará cuenta de que estás utilizando un método no permitido. Como resultado, en lugar de procesar tu mensaje, el servidor responde con un error 405 (Method Not Allowed). El mensaje de error indicará que la acción que estás intentando realizar (en este caso, enviar datos a través de POST) no está permitida para esa URL en particular.

Dicho esto…

¿Qué sucede cuando hay un error 405?

El principal resultado del error 405 «Method not allowed» es que el visitante no va a poder acceder al contenido que estaba buscando o completar la acción deseada: enviar un formulario, acceder a una función específica o realizar cualquier otra operación que implique una interacción con el servidor.

En muchos casos, el servidor web responderá al visitante con un mensaje de error estándar, sin dar más indicaciones acerca de la causa del problema, lo que puede generar frustración y confusión.

Como te imaginarás, un código de estado HTTP 405 «Method not allowed» puede tener implicaciones negativas para la experiencia del usuario. En primer lugar, la incapacidad para realizar la acción deseada puede resultar en la pérdida de interés por parte del visitante, llevándolo a abandonar la página web en busca de alternativas que satisfagan sus necesidades.

Además, y quizá más grave todavía, el error 405 puede generar una percepción negativa en el usuario sobre la fiabilidad y funcionalidad del sitio web, lo que supone un impacto potencial en la reputación de tu marca o de tu servicio en línea.

Para mitigar estas consecuencias, es fundamental que los desarrolladores y administradores del sitio identifiquen y corrijan rápidamente las causas subyacentes del error 405, garantizando así una experiencia de usuario más fluida y positiva.

Pero hay algo que debemos aclarar antes de continuar.

No hay que confundir el error 405 «Method not allowed» con el 404 «Not found»

El error 405 (Method Not Allowed) y el error 404 (Not Found) son códigos de estado HTTP que señalan situaciones distintas y que no deben ser confundidos. ¡No nos liemos!

Cuando un cliente recibe un error 405, significa que la acción que está intentando realizar en una URL específica no va a ser permitida por el servidor. Como te decía antes, este error se produce cuando el método de solicitud, como GET o POST, no es adecuado para la acción en el recurso solicitado. Hasta aquí, creo que todo claro.

Por otro lado, el error 404 indica que el recurso solicitado, ya sea una página web, un archivo o un directorio, no se encuentra en el servidor. Esto sucede cuando el servidor no puede localizar la URL especificada en la solicitud. Las causas más comunes de este problema incluyen URL mal escritas, la eliminación del recurso o bien cambios en la estructura del sitio web.

Es crucial no confundir el error 405 con el 404, ya que cada uno implica un problema diferente. El error 405 se centra en la incompatibilidad del método de solicitud con el recurso (que sí se encuentra en el servidor), mientras que el error 404 está relacionado con la incapacidad de encontrar el recurso solicitado en el servidor.

¿Cuáles son las causas más comunes del error 405 en un sitio web? ¿Es frecuente?

Causas del error 405

El error 405 (Method Not Allowed) no es extremadamente común en situaciones normales de navegación web. No obstante, puede ocurrir ocasionalmente, especialmente durante el desarrollo de aplicaciones web, la interacción con APIs o la configuración de servidores web, cuando el servidor recibe una solicitud con un método HTTP que no está permitido para el recurso solicitado.

Como ves, el error 405 puede darse en diversas situaciones, pero algunas de las causas más comunes incluyen:

  • Método no admitido: Lo que te decía antes. El cliente envía una solicitud con un método (GET, POST, PUT, DELETE, etc.) que no es válido o permitido para la URL solicitada en el servidor.
  • Desarrollo de aplicaciones web/APIs: Durante el desarrollo, es posible que los desarrolladores cometan errores al configurar la lógica del servidor o al restringir ciertos métodos para ciertos recursos.
  • Configuración del servidor: La configuración del servidor web puede restringir ciertos métodos para ciertos recursos. Por ejemplo, una URL específica puede estar configurada para aceptar solo solicitudes GET y no solicitudes POST.
  • Errores de programación: En el caso de aplicaciones web y APIs, los desarrolladores pueden haber cometido errores al implementar la lógica del servidor, lo que lleva a situaciones donde ciertos métodos no están permitidos para ciertos recursos.
  • Autenticación o permisos insuficientes: En algunos casos, un usuario autenticado puede tener permisos insuficientes para realizar una acción específica en un recurso. Esto también podría desencadenar un error 405.
  • Firewalls o proxies: Algunos firewalls o proxies pueden bloquear ciertos métodos HTTP como parte de la política de seguridad.

Es importante destacar que la mayoría de los usuarios típicos que navegan con normalidad por sitios web rara vez se encuentran con este mensaje de error. En la mayor parte de los casos, este tipo de problema se manifiesta durante el desarrollo una web, la integración de una API o la administración de un servidor.

De todos modos, como te comentaba más arriba, siempre es útil revisar la documentación y las configuraciones pertinentes para comprender qué métodos se permiten para cada recurso y ajustar la solicitud en consecuencia. En muchos casos, el error 405 se puede resolver ajustando el método de solicitud o cambiando la configuración del servidor para que permita el método adecuado.

¿Cómo influye el error 405 en el SEO de tu web?

Error 405 y SEO

El error 405 (Method Not Allowed) en sí mismo no tiene un impacto directo en el SEO de una página web. Los motores de búsqueda como Google encuentran y rastrean páginas web principalmente a través de solicitudes GET y el error 405 se produce cuando un método diferente (como POST, PUT o DELETE) no está permitido para un recurso específico.

Sin embargo, hay consideraciones indirectas que sí podrían afectar al SEO:

  • Experiencia del usuario: Si los usuarios se encuentran en repetidas ocasiones el error 405 al intentar realizar acciones en tu sitio web, esto puede afectar negativamente a la experiencia de usuario. Las malas experiencias de usuario pueden llevar a tasas de rebote más altas y a una disminución en la retención de las visitas, lo que a su vez puede afectar al rendimiento general del sitio en los resultados de búsqueda.
  • Rendimiento del sitio: Si el error 405 es el resultado de problemas en la configuración del servidor o en la implementación realizada del lado del servidor, esto podría tener implicaciones en el rendimiento general del sitio. Los motores de búsqueda tienden a favorecer a aquellos sitios web que ofrecen una experiencia de usuario rápida y sin problemas.
  • Índice de búsqueda: Si ciertos recursos importantes no están accesibles debido al error 405, podría haber problemas en la indexación de esas páginas específicas por parte de los motores de búsqueda. Esto podría afectar la visibilidad de esas páginas en las páginas de resultados.

Como puedes ver, es importante abordar cualquier error 405 de manera proactiva, asegurándote de que los métodos de solicitud permitidos estén correctamente configurados y de que la experiencia del usuario no se vea comprometida. Ten en cuenta siempre que mantener un sitio web optimizado, accesible y fácil de usar contribuye positivamente al SEO a largo plazo.

Aspecto del error 405 en tu navegador web

El aspecto exacto del error 405 (Method Not Allowed) puede variar en función del navegador web que estés usando, ya que cada navegador tiene su propia forma de representar los mensajes de error.

Sin embargo, en general, cuando se produce un error 405, los navegadores suelen mostrar una página de error estándar que indica el código de estado HTTP 405 sin proporcionar mucha más información adicional sobre el problema.

Te pongo de ejemplo el aspecto de un error 405 en Chrome para que te hagas una idea (en el resto de navegadores, el mensaje es muy similar o incluso idéntico):

Error 405 Chrome

Cómo solucionar el error 405 (Method not allowed)

Ahora que ya tenemos claro lo que es el error 405 y sus causas más comunes, vamos a ver cuáles son los pasos prácticos que puedes dar para solucionar este problema si te lo encuentras.

Recuerda que la solución específica puede variar según las herramientas de desarrollo y el entorno con los que estés trabajando. Por eso, si el problema persiste, es posible que necesites buscar ayuda específica o consultar con el equipo de soporte del servidor o la API.

Revisa la documentación del servidor/API

Consulta la documentación del servidor web o de la API para entender qué métodos son los que están permitidos para cada recurso. Asegúrate de que estás utilizando el método correcto en tu solicitud.

Verifica la configuración del servidor

Revisa la configuración del servidor web para asegurarte de que el recurso en cuestión admite el método que estás utilizando. Ajusta la configuración si es necesario.

Corrige errores de programación

Si estás trabajando en una aplicación web o API, comprueba el código fuente para asegurarte de que la lógica del servidor permita el método que estás utilizando. Corrige cualquier error de implementación que hayas podido provocar.

Gestiona permisos y autenticación

Asegúrate de que el usuario autenticado tenga los permisos necesarios para realizar la acción solicitada. Si es necesario, ajusta los permisos o autentica al usuario correctamente.

Verifica restricciones de firewall o proxy

Si hay firewalls o proxies entre el cliente y el servidor, verifica si están bloqueando algún método HTTP. Ajusta la configuración en caso necesario.

Utiliza la URL correcta

Asegúrate de que estás apuntando a la URL correcta. A veces, un error tipográfico en la URL puede llevar a este tipo de problemas.

Actualiza el software

Asegúrate de que tanto el servidor como cualquier software relacionado estén actualizados. A veces, hay actualizaciones de software que solucionan problemas de compatibilidad.

Prueba con otras herramientas

Utiliza herramientas como cURL, Postman o similares. Así podrás realizar solicitudes al servidor de manera controlada y analizar las respuestas para detectar problemas.

Si, por ejemplo, te encuentras con que ciertos métodos no están permitidos para una URL específica, puedes ajustar tu enfoque y modificar las solicitudes para que respeten las restricciones del servidor.

Además, estas herramientas te permiten experimentar con diferentes métodos y configuraciones para comprender mejor cómo responde el servidor en cada caso.

Cómo solucionar el error 405 (Method not allowed) en WordPress

Solucionar el error 405

Para solucionar el mensaje de error HTTP 405 (Method Not Allowed) en WordPress, además de la configuración del servidor y el resto de pasos que hemos visto en la sección anterior, hay algunas interacciones específicas con la plataforma que puedes revisar para dar con el problema.

En primer lugar, como te decía más arriba, lo mejor es que verifiques la configuración de tu servidor para asegurarte de que los métodos de solicitud utilizados por WordPress, como POST y GET, estén permitidos y configurados correctamente. Puedes revisar el archivo de configuración del servidor, como el archivo .htaccess en el caso de servidores Apache.

Otro aspecto que tienes que tener en cuenta son los plugins y temas que estás utilizando en WordPress. Algunos plugins pueden introducir restricciones en los métodos de solicitud o interferir con las reglas de reescritura de URL.

Para diagnosticar mejor el problema, desactiva temporalmente los plugins uno por uno y comprueba si el problema persiste después de cada desactivación. Además, asegúrate de que tanto WordPress como tus plugins y temas estén actualizados a las versiones más recientes, ya que las actualizaciones pueden solucionar problemas de compatibilidad y seguridad.

En cambio, si has hecho actualizaciones recientes (o si has añadido temas o plugins nuevos) y el error 405 se da desde entonces, lo mejor es que reviertas esas actualizaciones.

Si el error 405 se produce en situaciones específicas, como al intentar realizar ciertas acciones en el panel de administración de WordPress, es posible que debas examinar la implementación de funciones personalizadas o configuraciones en tu tema o plugins. Comprueba si hay código personalizado que podría estar interfiriendo con los métodos de solicitud.

En algunos casos, el error 405 puede estar relacionado con configuraciones específicas de seguridad en el servidor o restricciones impuestas por firewalls. Ponte en contacto con tu proveedor de alojamiento o con la persona que administra tu servidor pedirles que se aseguren de que las políticas de seguridad no estén bloqueando métodos de solicitud necesarios.

¿Te hemos ayudado a solucionar el error 405 «Method not allowed»?

Espero que sí, aunque cada situación es única.

Ante todo, es importante comprender la naturaleza del error y cómo afecta a la experiencia del usuario, así como su posible impacto en el rendimiento del sitio web. Al ponerte manos a la obra y abordar proactivamente este tipo de problemas, no solo mejoras la funcionalidad de tu plataforma, sino que también contribuyes a una experiencia más positiva para los visitantes.

Por eso, si sigues teniendo dudas, recuerda que te leo en los comentarios y que puedes plantear ahí todas tus preguntas.

Andrea Barreiro
Andrea Barreiro

Técnico de marketing online en el sector del hosting desde 2012. Invierte el tiempo en leer mucho, subir montes e intentar que Bowie no se coma el sofá.

Artículos relacionados

Si te ha gustado este post, aquí tienes otros que pueden ser de tu interés. ¡No dejes de aprender!

Tenemos 0 comentarios en "Qué es el error 405 (Method not allowed) y cómo solucionarlo"
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Vienes de otro proveedor?

¡Ningún problema! Te migramos gratis y sin cortes
cohete raiola