email telefono contacto

Objetivos SMART: Cómo lograr resultados concretos y medibles

No es la primera vez que comentamos que definir objetivos claros y alcanzables es fundamental para tener éxito en cualquier tarea que nos propongamos. Es lo que nos proporciona el enfoque y la motivación que necesitamos para alcanzar lo que deseamos, ¿verdad? Y, sin objetivos definidos, es fácil distraernos en minucias y acabar perdiendo de vista aquello que queríamos lograr.

Piénsalo bien. En el ámbito personal, los objetivos nos permiten crecer y desarrollarnos como individuos. Nos ayudan a identificar qué es lo que realmente queremos en la vida y a trazar un camino para lograrlo. Aprender un nuevo idioma, mejorar la relación con una persona, alcanzar un estilo de vida más saludable… ¡Lo que sea! Establecer objetivos nos permite tomar medidas concretas para mejorar nuestra calidad de vida.

Pues bien. En el ámbito profesional, los objetivos siguen siendo cruciales. Ayudan a empleados y a empresas a centrarse en las tareas que realmente importan y, como consecuencia, a aumentar la productividad. Los objetivos profesionales pueden pasar por mejorar habilidades específicas, completar un proyecto, alcanzar una meta financiera o incrementar el número de clientes de la empresa.

Ahora que ya estamos de acuerdo en que definir objetivos es el primer paso para alcanzarlos… ¿Por dónde empezamos? Aquí es donde entran en juego los objetivos SMART.

Te lo cuento.

Objetivos SMART: Cómo lograr resultados concretos y medibles 1
¡Suscríbete al boletín!

No te enviaremos spam, lo prometemos. Enviamos a nuestros suscriptores contenido sobre WordPress, hosting, marketing digital y programación.

+ Información básica sobre protección de datos

¿Qué son los objetivos SMART?

Antes de nada, quiero empezar por explicarte que SMART es el acrónimo (en inglés) de «Specific, Measurable, Achievable, Relevant and Time-bound». ¿Qué significa esto? Pues «Específico, Medible, Alcanzable, Relevante y con un plazo de Tiempo definido», que son los criterios fundamentales para la definición de objetivos de acuerdo con el método SMART.

Y es que el método SMART es un enfoque muy popular (y efectivo) para establecer metas que sean específicas, medibles, alcanzables, relevantes y tengan un plazo límite de tiempo bien definido. Gracias a esta metodología, contaremos con un marco claro y estructurado para formular los objetivos, lo que nos ayudará a mejorar las probabilidades de alcanzarlos.

¡Te explico uno por uno cada uno de los criterios que componen los objetivos SMART!

Específico

Objetivos SMART - Específico

Un objetivo SMART es siempre específico, claro, detallado y no tiene ambigüedades. Tienes que describir exactamente lo que quieres lograr, quién estará involucrado y por qué motivo es importante. Como resultado, tendrás una dirección clara a seguir, evitarás malentendidos y te será más sencillo medir el progreso.

Por ejemplo: En lugar de decir «Quiero mejorar en el trabajo», un objetivo SMART podría ser «Quiero mejorar mis habilidades de comunicación en el trabajo para tener reuniones de equipo más productivas». Esta declaración identifica claramente el área en la que quieres mejorar y define el resultado que deseas obtener.

Medible

Un objetivo SMART debe ser medible, es decir, debe poder cuantificarse o evaluarse de manera objetiva. Cuando te marques esa meta, debes formularla estableciendo indicadores tangibles que te faciliten el seguimiento del progreso y la evaluación del éxito (o fracaso) que vas a tener en su consecución.

Es fundamental que puedas evaluar el avance hacia el objetivo y saber si ya has alcanzado los resultados deseados. Al establecer criterios de medición claros, serás capaz de identificar áreas de mejora y ajustar tu estrategia, en caso necesario.

Por ejemplo: En lugar de decir «Quiero que suban las ventas», un objetivo medible podría ser «Quiero aumentar las ventas en un 10% durante el próximo trimestre». Esta meta establece un criterio claro para medir el progreso y decidir si has alcanzado el resultado que querías.

Alcanzable

Un objetivo SMART es siempre alcanzable, es decir, es realista y factible dentro de las circunstancias y teniendo en cuenta los recursos disponibles. Cuando lo formules, ten en cuenta (de forma honesta) tanto las capacidades como las limitaciones con las que cuentas: asegúrate de que el objetivo suponga un reto, sí, pero también de que sea posible lograrlo.

Es importante tener en mente los recursos, habilidades y tiempo necesarios para alcanzar el objetivo que vas a definir. De otro modo, te arriesgas a establecer metas inalcanzables y a acabar desmotivado.

Ejemplo: En lugar de establecer un objetivo como «Quiero ser millonario en un año», que puede ser poco realista para la mayoría de nosotros, un objetivo alcanzable sería «Quiero ahorrar 10.000€ este año utilizando un plan de ahorro mensual». Este último objetivo es más factible, aunque la cifra concreta variará en función de las circunstancias personales de cada uno.

Relevante

Decimos que un objetivo SMART es relevante cuando tiene en cuenta los valores, objetivos y prioridades más importantes del contexto en el que se formula. ¿Qué quiero decir exactamente? Pues que, cuando establezcas un objetivo SMART, tienes que asegurarte de que esta meta (la que sea) tenga un propósito significativo y contribuya, a su vez, a la consecución de metas más amplias.

Cuando te marcas un objetivo SMART, quieres centrar todo tu esfuerzo en un área que realmente importe (¡relevante!) y que tenga un impacto significativo en tu éxito general.

Ejemplo: Si quieres mejorar tus habilidades de comunicación en el trabajo, en lugar de marcarte un objetivo sin relevancia como «Aprender a vestir mejor», un objetivo relevante sería «Apuntarme a un curso para mejorar mis habilidades de presentación y de liderazgo».

Limitado en el tiempo

Objetivos SMART - Tiempo limitado

Un objetivo SMART siempre cuenta con un límite de tiempo, es decir, un plazo definido para conseguirlo. Al marcar una fecha límite específica, creas sensación de urgencia y te aseguras de mantener la concentración durante ese marco temporal concreto.

Al marcarte una fecha meta, te das un buen empujón y evitas perder el tiempo. Además, te hará más sencillo establecer prioridades y asignar recursos. ¡Todo ventajas!

Ejemplo: En lugar de decir «Quiero aprender francés», un objetivo con límite de tiempo sería «Quiero aprender a hablar francés a nivel conversación en los próximos 12 meses».

Origen de los objetivos SMART

A lo mejor te estás preguntando de dónde surgió todo el tema de los objetivos SMART. Pues verás.

El concepto de los objetivos SMART se suele atribuir a Peter Drucker, que fue un escritor de renombre y también trabajó como consultor de gestión. Sin embargo, la versión moderna de la metodología SMART que conocemos hoy en día la popularizó George T. Doran.

Lo hizo a través de un artículo, en el año 1981, que tituló «There’s a S.M.A.R.T. way to write management’s goals and objectives» (es decir, «Hay una forma SMART de definir los objetivos y las metas de gestión»). En este artículo, Doran presentó por primera vez la idea de que los objetivos deberían ser específicos, medibles, alcanzables, relevantes y tener un plazo definido para lograrse.

Desde entonces, el concepto de los objetivos SMART ha sido adoptado en un buen número de ámbitos diferentes, como la gestión empresarial, la planificación personal, la educación y el desarrollo profesional.

Al fin y al cabo, la metodología SMART proporciona un marco claro y efectivo para establecer metas que sean claras, alcanzables y significativas, lo que ha contribuido a su popularidad y a que se aplique de forma generalizada en todo el mundo.

¿Vemos algunas más de sus ventajas? Veamos.

Importancia de los objetivos SMART

Vamos a ahondar un poco en los múltiples beneficios que ofrece esta metodología. Lo cierto es que la importancia de los objetivos SMART radica en que nos ayudan a guiar y estructurar de manera efectiva el proceso de establecimiento de metas.

¿Cómo, exactamente?

  • Claridad: Al definir objetivos específicos y concretos, marcamos un camino claro hacia aquello que deseamos lograr. De este modo, tanto en nuestra vida personal como en los equipos de trabajo de las empresas, evitamos cualquier posible confusión o ambigüedad. Cualquiera que lea un objetivo SMART podrá entender rápidamente cuáles son las acciones necesarias para alcanzar esa meta.
  • Medición del progreso: Como te decía más arriba, los objetivos SMART son siempre medibles, lo que significa que se pueden cuantificar y evaluar de manera objetiva. ¿Qué consecuencia tiene esto? Pues que se puede monitorizar fácilmente el progreso logrado a lo largo del tiempo y decidir si se están logrando los resultados deseados (si se está yendo por buen camino) o si, por el contrario, es necesario hacer algún cambio. Además, esta capacidad de medir el progreso y ver lo que hemos avanzado también nos puede transmitir un montón de motivación.
  • Cohesión: Los objetivos SMART nos dan una visión compartida de aquello que se quiere lograr. Funcionan como una guía clara para todos los miembros del equipo, fomentando una comprensión común de las prioridades y expectativas. Como consecuencia, se suman distintos esfuerzos individuales con los del equipo en su conjunto y se encajan con los objetivos estratégicos de la empresa, de tal forma que los diferentes departamentos y niveles jerárquicos trabajen hacia un proyecto común.
  • Motivación y compromiso: Esto es indudable: al definir objetivos claros y alcanzables, contribuyes a aumentar los niveles de motivación y de compromiso de todas las personas implicadas en un proyecto. Un empleado que comprende el modo en que su contribución personal afecta al éxito general de la empresa, se verá mucho más inclinado a comprometerse con el trabajo y estará más dispuesto a esforzarse por alcanzar los objetivos establecidos.
  • Flexibilidad y adaptabilidad: Aunque los objetivos SMART son específicos y medibles, también nos permiten cierto grado de flexibilidad. ¿En qué casos? Pues en aquellos donde necesitemos ajustar los objetivos debido a cambios en el contexto de la empresa o en las circunstancias internas. Eso sí, aunque hagamos cambios, siempre debemos mantener un enfoque claro si queremos lograr resultados tangibles.

¿Cómo definir objetivos SMART?

Cómo definir objetivos SMART

Llegados a este punto del post, te estarás preguntando si existe un proceso paso a paso para definir objetivos SMART que puedas seguir. ¡Es más sencillo de lo que parece!

  1. Identifica el objetivo principal: Antes de nada, tienes que identificar claramente cuál es el objetivo que deseas alcanzar. Recuerda que, para que sea un objetivo SMART, este debe ser relevante y significativo para ti, como individuo, o para tu empresa (si se trata de una meta profesional).
  2. Descompón el objetivo en tareas más pequeñas: Una vez tengas ya identificado el objetivo principal, en mi opinión personal, lo más útil es descomponerlo en tareas más pequeñas. Yo creo que esto ayuda a hacer que el objetivo sea más manejable y a establecer puntos intermedios desde los que medir el progreso.
  3. Haz que el objetivo sea específico: Ahora lo que te toca es asegurarte de que el objetivo que has marcado sea específico y claro. Para que te sea más fácil, plantéate preguntas como qué, quién, dónde, cuándo y por qué. Cuanto más específico sea tu objetivo, más fácil será entenderlo y trabajar hacia su consecución.
  4. Define métricas de medición: Es importante que establezcas las métricas concretas que van a permitir medir el progreso hacia el objetivo. Ten en cuenta que estas métricas deben ser cuantificables y objetivas.
  5. Evalúa la viabilidad del objetivo: Antes de comprometerte con el objetivo de forma completa, recuerda evaluar su viabilidad y asegurarte de que sea alcanzable. ¿Cómo hacerlo? Pues teniendo en cuenta los recursos que tienes disponibles, el tiempo que va a ser necesario y las habilidades con las que cuentas para lograr el objetivo. ¿Todo encaja? Pues adelante al siguiente paso.
  6. Asegúrate de que el objetivo sea relevante: El objetivo debe ir siempre acorde a los valores, aspiraciones y objetivos más amplios de la persona (si es un objetivo personal) o de la empresa (si se trata de un proyecto profesional). Es importante que, antes de empezar a trabajar, te asegures de que el objetivo vaya a tener un impacto positivo significativo. De otro modo, te será difícil mantener alta la motivación y el compromiso.
  7. Fija un plazo límite: Por último, es crucial establecer un plazo límite de tiempo para alcanzar el objetivo. ¿Qué ganas al establecer un plazo? Pues, en primer lugar, te va a proporcionar cierta sensación de urgencia y te va a ayudar a priorizar tareas. Además, te va a ayudar a mantener el impulso y la disciplina. En cambio, sin una fecha límite clara, las metas tienden a perder prioridad y pueden posponerse indefinidamente. Eso sí, ¡el plazo de tiempo que marques debe ser realista y factible!

Ejemplos de objetivos SMART

En esta sección, vamos a explorar una serie de ejemplos de objetivos SMART en diversas áreas de la vida, desde el ámbito personal hasta el profesional. A través de estos ejemplos prácticos, espero poder demostrarte cómo la metodología SMART se puede aplicar de manera efectiva para establecer metas claras, alcanzables y significativas.

¿Los vemos?

Objetivo profesional en ventas

  • Específico: Incrementar las ventas mensuales de mi producto en un 20%.
  • Medible: Medir y comparar las ventas mensuales actuales con el objetivo del 20%.
  • Alcanzable: Desarrollar e implementar nuevas estrategias de marketing y promoción para aumentar la demanda del producto.
  • Relevante: Aumentar las ventas de este producto contribuirá al crecimiento y a la rentabilidad de la empresa.
  • Tiempo definido: Alcanzar el incremento del 20% en las ventas dentro de los próximos seis meses.

Objetivo personal de salud

  • Específico: Perder 5 kilos de peso.
  • Medible: Seguir un plan de dieta y ejercicio y monitorizar el progreso de forma semanal.
  • Alcanzable: Consultar con un nutricionista y contratar a un entrenador personal para establecer un plan realista y sostenible.
  • Relevante: Mejorar la salud y aumentar la energía para disfrutar de una vida más activa y plena.
  • Tiempo definido: Lograr la pérdida de peso de 5 kilos en los próximos tres meses.

Objetivo académico

  • Específico: Obtener una calificación mínima de 7 puntos en el próximo examen de matemáticas.
  • Medible: Estudiar y practicar los conceptos y problemas cubiertos en el plan de estudios de forma regular.
  • Alcanzable: Asistir a clases semanales, participar en grupos de estudio y buscar ayuda adicional cuando sea necesario.
  • Relevante: Mejorar el rendimiento académico y construir una base sólida de conocimientos en esta materia.
  • Tiempo definido: Obtener la calificación mínima de 7 puntos en el plazo de un mes.

Objetivo financiero

  • Específico: Ahorrar 10.000€ para un fondo de emergencia.
  • Medible: Establecer un plan de ahorro mensual y monitorizar el progreso a través de una cuenta de ahorro dedicada en exclusiva a este tema.
  • Alcanzable: Reducir los gastos innecesarios y destinar un porcentaje específico de los ingresos mensuales al fondo de emergencia.
  • Relevante: Crear una red de seguridad para hacer frente a gastos inesperados.
  • Tiempo definido: Ahorrar los 10.000€ en los próximos doce meses.

Ejercicios prácticos para la generación de objetivos SMART

Generación de objetivos SMART

¿Quieres empezar a poner en práctica todo lo aprendido en este post? Pues aquí tienes algunos ejercicios prácticos que puedes realizar para empezar a aplicar la metodología de objetivos SMART.

Si te pones manos a la obra con ellos, vas a cogerles el truco rápidamente y podrás trabajar de manera más centrada y estructurada.

Identifica nuevos objetivos

  • Siéntate con papel y boli y piensa en tus metas personales, profesionales, de salud, financieras o académicas.
  • Escribe al menos tres objetivos que te gustaría alcanzar.
  • Tal y como te enseñaba en la sección anterior, asegúrate de que cada objetivo que escribas sea específico, medible, alcanzable, relevante y tenga un plazo definido para conseguirlo.

Refina tus objetivos existentes

  • Si ya habías establecido objetivos en el pasado (ya sea en tu trabajo, en tus estudios o en tu vida personal), ha llegado el momento de revisarlos.
  • Reléelos y plantéate si estos objetivos cumplen con los criterios de los objetivos SMART.
  • Modifica aquellos que no cumplan con todos los criterios para que se ajusten mejor a la metodología SMART.

Crea un plan de acción

  • Elige uno de los objetivos que has identificado (ya sea nuevo o antiguo) y desarrolla un plan de acción detallado para alcanzarlo. ¡Tarea por tarea!
  • Divide el objetivo principal en tareas más pequeñas y asigna plazos específicos para cada una.
  • Identifica los recursos necesarios y los posibles obstáculos que podrían surgir, junto con estrategias para superarlos.

Haz un seguimiento

  • Define un sistema que te permita monitorizar tu progreso hacia el objetivo.
  • Define indicadores clave que puedas revisar periódicamente.
  • Programa revisiones periódicas para evaluar tu desempeño y realizar ajustes en tu plan (si es necesario).

Solicita feedback

  • Comparte tus objetivos con un amigo, con un compañero o con una persona de confianza.
  • Pídele a esa persona que revise tus objetivos y te dé el feedback que considere oportuno.
  • Utiliza esas opiniones para refinar tus objetivos y mejorar tu plan de acción.

Alcanza tus metas con el método SMART

Como puedes ver, la metodología de los objetivos SMART proporciona un enfoque claro y efectivo para establecer metas en diversas áreas de la vida, tanto a nivel personal como profesional.

Al ser específicos, medibles, alcanzables, relevantes y con un plazo definido, los objetivos SMART te ayudan a mantenerte centrado, a estar motivado y a evaluar tu progreso de manera efectiva.

¡No dudes en aplicarlos en tus proyectos y verás cómo te acercas cada vez más a tus metas!

Andrea Barreiro
Andrea Barreiro

Técnico de marketing online en el sector del hosting desde 2012. Invierte el tiempo en leer mucho, subir montes e intentar que Bowie no se coma el sofá.

Artículos relacionados

Si te ha gustado este post, aquí tienes otros que pueden ser de tu interés. ¡No dejes de aprender!

Tenemos 0 comentarios en "Objetivos SMART: Cómo lograr resultados concretos y medibles"
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Vienes de otro proveedor?

¡Ningún problema! Te migramos gratis y sin cortes
cohete raiola