email telefono contacto

¿Qué es el organigrama de una empresa y qué tipos hay? [Con ejemplos]

Contar con un organigrama puede venir genial cuando un empleado llega a una empresa nueva, porque le ayudará a entender mejor quién hace qué y cómo se relaciona cada empleado con el resto de los miembros del equipo. Además, los organigramas no tienen limitaciones: los puede usar cualquier organización, desde pequeñas empresas hasta grandes instituciones.

En esta guía vamos a repasar lo que son los organigramas, los diferentes tipos de organigramas que hay (con sus pros y contras) y cómo hacer un organigrama y adaptarlo a tu empresa o equipo. Sobre todo, quiero enseñarte ejemplos de organigramas para que te hagas una idea de las distintas formas que pueden tomar.

¿Empezamos?

¿Qué es el organigrama de una empresa y qué tipos hay? [Con ejemplos] 1
¡Suscríbete al boletín!

No te enviaremos spam, lo prometemos. Enviamos a nuestros suscriptores contenido sobre WordPress, hosting, marketing digital y programación.

+ Información básica sobre protección de datos

¿Qué es el organigrama de una empresa?

Un organigrama es una representación gráfica de la estructura jerárquica y funcional de una empresa u organización. Se utiliza para mostrar las relaciones y niveles de autoridad entre los diferentes departamentos, unidades o puestos de trabajo que existen dentro de la entidad.

Entre otros aspectos, el organigrama suele representar la cadena de mando, las líneas de comunicación y la distribución de responsabilidades.

La complejidad de los organigramas varía en función del tamaño de la empresa pero, en un organigrama típico, los empleados y equipos se representan en forma de cuadros o círculos y las líneas que los conectan indican las relaciones jerárquicas o de supervisión.

Por ejemplo, en los organigramas verticales, los niveles más altos de la jerarquía están en la parte superior del organigrama, mientras que los niveles inferiores se sitúan hacia abajo. Esto ayuda a visualizar la estructura organizativa de la empresa de manera clara y comprensible.

Ventajas de crear un organigrama

Si está bien planteado y es fácilmente accesible, el organigrama de una empresa va a serles útil a todos los empleados, por múltiples motivos. Vamos a ver unos cuantos.

Claridad en la estructura de la empresa

Organigrama empresarial

El organigrama, como representación visual de la organización de todos los puestos de trabajo de una entidad, nos proporciona una visión panorámica instantánea tanto de la jerarquía como de la disposición de la empresa. Como resultado, podemos comprender más fácilmente cuál es la cadena de mando y cómo se relacionan los distintos niveles y áreas de la organización.

La claridad en la estructuración organizativa es esencial para establecer roles y responsabilidades de manera precisa, evitando confusiones y malentendidos sobre quién toma las decisiones, quién reporta a quién y cuáles son las funciones específicas de cada puesto.

Identificación de las responsabilidades de cada empleado

Como te decía, más allá de establecer claramente la estructura de liderazgo, un organigrama también nos ayuda a definir las responsabilidades y funciones de cada empleado. Al representar visualmente las distintas áreas, departamentos y equipos, el organigrama facilita la asignación de funciones específicas.

Lo ideal es que vinculemos cada puesto del organigrama a una descripción detallada de ese rol, especificando exactamente qué responsabilidades y tareas le corresponden. Esto elimina ambigüedades y asegura que cada empleado comprenda claramente sus funciones.

Además, las líneas de conexión del organigrama representan las relaciones y las líneas de comunicación que existen dentro de la empresa, lo que sienta las bases para demarcar la correcta interacción y colaboración entre los miembros del equipo.

Líneas de comunicación bien definidas

Vamos a ahondar un poco más sobre lo anterior. Además de la jerarquía vertical, el organigrama puede representar relaciones horizontales entre departamentos (por ejemplo, líneas de conexión entre equipos que colaboran muy estrechamente) para que podamos visualizar las interacciones y dependencias entre diferentes áreas de la empresa.

De este modo, las líneas del organigrama no solo representan la jerarquía, sino también las rutas de comunicación entre departamentos y niveles. Al tener esto claro, a todos los empleados les será más sencillo saber a quién tienen que dirigirse y quién toma las decisiones. Solo tienen que examinar el organigrama para identificar fácilmente quiénes son los puntos de contacto clave entre diferentes departamentos.

Si puedes, incluye los datos de contacto (email corporativo, teléfono, etc.) para cada uno de los trabajadores del organigrama de la empresa: os servirá como directorio.

Promoción de la colaboración y coordinación entre departamentos

Organigrama para fomentar la cooperación

Al mejorar y facilitar la comunicación interna, un organigrama bien hecho también contribuye a fomentar las relaciones entre los departamentos. Al poder ver de un vistazo cómo cada equipo contribuye al conjunto, impulsamos una cultura organizacional más colaborativa y facilitamos la resolución de problemas que involucran a múltiples departamentos.

Otro aspecto positivo de crear un organigrama es que, al comprender la estructura organizativa y las relaciones entre equipos, los conflictos se pueden abordar de manera más eficaz, involucrando únicamente a los niveles apropiados y a las personas involucradas.

Integración de nuevos empleados

Al comprender la disposición de los equipos en el organigrama, los nuevos empleados pueden integrarse en proyectos y colaborar con sus colegas más fácilmente. Saber quiénes son los responsables de cada tarea también les facilita la participación.

Al fin y al cabo, un buen organigrama reduce la incertidumbre que los nuevos empleados puedan sentir al empezar en su nueva empresa, proporcionándoles un marco de referencia que pueden consultar para sentirse más cómodos en su nuevo entorno.

Además, no hay que olvidar que un organigrama puede proporcionar información adicional sobre la cultura organizacional al mostrar visualmente las cadenas de mando y la organización de los departamentos.

Identificación de huecos en la estructura de la empresa

La visualización clara de los distintos niveles jerárquicos y departamentos facilita la detección de áreas donde la asignación de roles puede ser insuficiente o donde ciertas funciones podrían estar duplicadas.

Utilizando un organigrama de empresa, los gerentes pueden examinar la disposición de los equipos y departamentos, identificando posibles lagunas en la gestión de proyectos o áreas donde se requiere mayor especialización. Además, el organigrama también les permite evaluar si existen funciones críticas no asignadas o si determinados roles son redundantes (lo que puede afectar negativamente a la productividad).

Inconvenientes de los organigramas

Inconvenientes de los organigramas

Aunque los organigramas son herramientas útiles para representar visualmente la estructura organizativa de una empresa, también tienen algunos inconvenientes.

Te los cuento ahora mismo, pero antes quiero que quede claro que los organigramas siguen siendo herramientas valiosas cuando se utilizan con sentido común y se complementan con otros enfoques para representar la complejidad organizativa. La clave está en reconocer sus limitaciones y utilizarlos como una guía más que como una representación exhaustiva y estática de la realidad organizativa.

En fin, vamos con esos inconvenientes.

Simplificación excesiva

Los organigramas de empresa tienden a simplificar la realidad de las interacciones y relaciones que se dan dentro de la organización. La estructura jerárquica puede no reflejar de forma fiel la complejidad de las conexiones y colaboraciones entre equipos multidisciplinarios.

Rigidez estructural

El organigrama de una empresa puede transmitir una imagen estática que que no refleja la agilidad y la adaptabilidad de muchas de ellas. Además, en muchas empresas es frecuente que haya cambios en la estructura organizativa, por lo que ese organigrama quedaría obsoleto o debería actualizarse con la misma frecuencia (lo que, muchas veces, no se hace).

Falta de flexibilidad en organizaciones ágiles

En empresas que adoptan enfoques ágiles y estructuras organizativas planas, los organigramas tradicionales pueden no representar adecuadamente esta realidad más fluida, dinámica e interfuncional.

Enfoque en la jerarquía en detrimento de la colaboración

Organigrama de la empresa

Los organigramas pueden enfocarse demasiado en la jerarquía y menos en la colaboración horizontal, lo que podría limitar la iniciativa y la innovación que pueden surgir de equipos que trabajan en conjunto.

Complejidad en organizaciones grandes

En organizaciones grandes, los organigramas pueden volverse complejos y difíciles de entender, especialmente para los nuevos empleados. Tendremos que saber cómo hacer un organigrama empresarial que no provoque más confusión de la que resuelve (te hablaré más sobre eso a continuación).

Tipos de organigramas de una empresa

Cuando nos planteamos cómo hacer un organigrama empresarial, tenemos que tener en cuenta que existen varios tipos de organigrama distintos. En la práctica, lo cierto es que las empresas suelen personalizarlos para que cumplan con sus requisitos específicos.

En términos generales, la elección del tipo de organigrama adecuado dependerá de factores como la cultura empresarial, la naturaleza del negocio y la claridad que se desee comunicar.

Vamos a ver varios de esos tipos para que puedas decidir cuál le conviene a tu empresa. Para que lo veas claro, he añadido ejemplos de organigramas en cada apartado. ¡Espero que te sean útiles!

Organigrama vertical o jerárquico

Organigrama vertical

El organigrama vertical, también conocido como organigrama jerárquico, destaca las líneas de autoridad y jerarquía de manera vertical. En este tipo de organigrama, los niveles jerárquicos se disponen de arriba hacia abajo, reflejando claramente la cadena de mando y la estructura de liderazgo de la organización.

En la cima del organigrama se encuentra el nivel más alto de la dirección, como el CEO o director ejecutivo, seguido por los niveles intermedios de responsables de departamento y supervisores y, finalmente, los trabajadores rasos sin equipo a su cargo en la parte inferior.

Cada nivel de la jerarquía tiene su propio conjunto de responsabilidades y autoridad sobre los niveles inferiores. Las líneas que conectan a los diferentes niveles representan las relaciones de supervisión y comunicación, indicando quién informa a quién dentro de la organización.

Pros del organigrama vertical:

  • Proporciona una representación visual clara de la estructura de poder dentro de la empresa, facilitando la comprensión de la cadena de mando y las líneas de reporte.
  • Es una representación efectiva para empresas con estructuras organizativas más tradicionales.

Contras del organigrama vertical:

  • Puede no captar las complejidades de las relaciones interdepartamentales en organizaciones más modernas y ágiles.
  • Es difícil que represente las relaciones y colaboraciones horizontales entre departamentos o equipos.
  • La comunicación irá sobre todo de arriba hacia abajo, lo que puede llevar a una falta de participación y contribución de los empleados de niveles inferiores.

Organigrama horizontal

Organigrama horizontal

Decimos que el organigrama de una empresa es horizontal o plano cuando se caracteriza por la distribución equitativa de la autoridad y la toma de decisiones entre los miembros del equipo. A diferencia del organigrama jerárquico tradicional que te comentaba antes, en el cual las relaciones de autoridad fluyen de arriba a abajo, el organigrama horizontal hace hincapié en la colaboración y en la comunicación lateral.

En este tipo de organigrama no hay múltiples niveles jerárquicos claramente definidos, sino que se estructura de izquierda a derecha y los equipos son autónomos y responsables de conseguir sus objetivos.

De este modo, se fomenta un enfoque en el que los equipos trabajan juntos de manera más igualitaria. La toma de decisiones puede distribuirse entre los miembros del equipo, promoviendo la autonomía, la responsabilidad compartida y un ambiente de trabajo más flexible y ágil.

Pros del organigrama horizontal:

  • El organigrama horizontal es particularmente adecuado para organizaciones que valoran la innovación, la agilidad y la rápida toma de decisiones.
  • Promueve una mayor flexibilidad en la respuesta a los cambios del mercado.
  • Fomenta una cultura de colaboración más fuerte.

Contras del organigrama horizontal:

  • Aunque no exista una jerarquía al uso y la cadena de mando se aligere, siempre debe haber personas responsables para que los equipos pueden funcionar de manera eficiente.
  • Puede no ser apropiado para todas las empresas, especialmente las de tamaño mediano o grande.
  • Su éxito depende en gran medida de la naturaleza y los objetivos específicos de la organización.

Organigrama funcional o estructural

Organigrama funcional

El tipo de organigrama funcional es el que se centra en las funciones y competencias específicas del equipo. Los trabajadores se agrupan en función de las tareas o roles que desempeñan dentro de la empresa, resaltando sus áreas de especialización y responsabilidades funcionales, en lugar de sus nombres.

De este modo, se organiza el organigrama de empresa utilizando como unidad los distintos departamentos: marketing, finanzas, producto, almacén, recursos humanos, etc.

Pros del organigrama funcional:

  • Permite a los empleados comprender claramente sus roles y visualizar cómo encajan en la estructura general de la empresa.
  • Facilita la coordinación y la eficiencia en áreas especializadas: los equipos trabajan en conjunto más fácilmente.

Contras del organigrama funcional:

  • Puede resentirse la comunicación interdepartamental, ya que el enfoque funcional provoca la formación de «islas» en las que los equipos se centran en sus propias funciones y pierden la visión completa de la empresa.

Organigrama de matriz

Organigrama de matriz

Decimos que el organigrama de una empresa es de matriz (o que es un organigrama matricial) cuando los empleados tienen más de un supervisor: el de su función principal y otro que supervisa su trabajo en un proyecto específico o en relación con un producto en particular.

Pros del organigrama de matriz:

  • Especialmente útil en organizaciones que llevan a cabo proyectos específicos o que tienen líneas de productos diversificadas.
  • Permite una mayor flexibilidad y agilidad, ya que los empleados pueden ser asignados a proyectos en función de sus habilidades y experiencia, además de cumplir con sus funciones habituales.

Contras del organigrama de matriz:

  • La gestión de un organigrama de matriz puede ser compleja, ya que los empleados deben gestionar las prioridades de múltiples supervisores.
  • Las líneas de autoridad pueden volverse difusas y complicar la toma de decisiones.
  • Pueden surgir problemas por recibir instrucciones contradictorias.

Por ejemplo.

Imagínate que el departamento de marketing de tu empresa está preparando un rebranding que incluye una renovación de gran parte del sitio web. El líder del proyecto de rebranding es el responsable de marketing, por lo que el desarrollador web que ha sido asignado al proyecto deberá reportarle a él (mientras dure ese proyecto) y, al mismo tiempo, al responsable del departamento de desarrollo (es decir, su supervisor habitual, para quien seguirá realizando otras tareas).

Organigrama mixto

Organigrama mixto

El organigrama mixto, también conocido como organigrama híbrido, es un tipo de organigrama que combina elementos de la estructura jerárquica vertical con características de la estructura horizontal. Su objetivo es equilibrar la necesidad de una jerarquía clara con la flexibilidad y la colaboración típicas de las organizaciones horizontales.

En un organigrama de empresa mixto, algunos departamentos o equipos pueden seguir una estructura jerárquica tradicional, mientras que otros adoptan un enfoque horizontal y colaborativo.

En términos prácticos, esto significa que algunos aspectos de la empresa (como las áreas con tareas rutinarias o procesos estandarizados) mantienen una jerarquía clara con líneas de autoridad definidas. Otros equipos (especialmente aquellos dedicados a la creatividad o a proyectos específicos) operan con una estructura más plana y colaborativa, donde la toma de decisiones es compartida y las líneas jerárquicas menos pronunciadas.

Pros del organigrama mixto:

  • Aprovecha los beneficios de una cadena de mando clara, eficaz para la toma de decisiones rápidas, y los de la colaboración y la creatividad que ofrecen las estructuras horizontales.
  • La flexibilidad inherente a este enfoque puede adaptarse mejor a empresas que operan en industrias dinámicas y cambiantes.

Contras del organigrama mixto:

  • La combinación de estructuras puede aumentar la complejidad y requerir una gestión cuidadosa para garantizar la coherencia y eficacia.
  • Algunos empleados pueden resistirse o sentir confusión frente a la dualidad de estructuras, especialmente si no se les comunica de forma correcta.

Organigrama circular

Organigrama circular

El organigrama circular es el que presenta los distintos niveles jerárquicos o departamentos en forma de círculos concéntricos, con la dirección en el núcleo del círculo. A medida que nos movemos hacia afuera desde el centro, vamos encontrando niveles jerárquicos o departamentos adicionales en una disposición radial.

El objetivo de este tipo de organigrama es fomentar una sensación de equidad y colaboración al eliminar visualmente las líneas de jerarquía vertical. Cada círculo exterior representa un nivel o departamento, mientras que las líneas conectan los roles y las relaciones entre ellos.

Pros del organigrama circular:

  • Es especialmente efectivo en entornos donde la toma de decisiones es compartida y la comunicación abierta es esencial.

Contras del organigrama circular:

  • Puede generar confusión en cuanto a los roles y responsabilidades, ya que la estructura no sigue un formato tradicional.
  • En grandes empresas, el formato circular puede volverse complicado y dificultar la representación de relaciones complejas.

Componentes esenciales del organigrama de empresa: ¿Qué no puede faltar?

Elementos de un organigrama de empresa

Al diseñar el organigrama de una empresa, hay componentes que son esenciales para obtener un resultado efectivo que realmente brinde a los trabajadores y otros stakeholders una visión clara y completa de la estructura organizativa y de las relaciones internas en la empresa.

Para que no te falte ninguno de esos elementos, aquí te dejo un listado:

  • Nombres y cargos: Incluye todos los cargos y (a poder ser) también los nombres de las personas clave en la organización. Será útil para saber rápidamente quiénes son los responsables de cada nivel jerárquico.
  • Jerarquía y niveles: Muestra claramente la cadena de mando organizativa y los diferentes niveles de autoridad.
  • Conexiones y líneas de reporte: Conecta a los trabajadores con su supervisor directo para ayudar a visualizar cómo se comunican y colaboran los distintos departamentos y empleados.
  • Departamentos y equipos: Identifica a los diferentes departamentos para que se aprecien las distintas funciones y el modo en que se distribuyen las responsabilidades.
  • Descripciones de roles: Si te es posible, incluye breves descripciones de los roles y responsabilidades de cada puesto.
  • Nomenclatura coherente: Tanto para los cargos como para los departamentos (evita confusiones).
  • Colores o formas diferenciadas: Juega con el formato y asigna colores o formas diferenciadas a diferentes niveles, funciones o tipos de roles (el organigrama será más intuitivo).
  • Iconografía para identificar modalidades de trabajo: En una era donde el trabajo remoto o híbrido es cada vez más común, usar iconos para marcar quién trabaja de forma presencial, quién de forma remota y quién de manera híbrida puede ser útil.
  • Referencias cruzadas: Para organizaciones grandes con equipos o proyectos que involucran a múltiples departamentos, incluir referencias cruzadas puede ayudar a entender mejor las colaboraciones interdepartamentales y los flujos de trabajo.
  • Datos de contacto: Muy útil si quieres que, además de para aclarar la organización de la empresa, el organigrama sirva también como directorio.
  • Enlaces a perfiles o biografías: Si el organigrama se publica en formato digital, añadir enlaces a perfiles profesionales o biografías de los empleados clave puede proporcionar una capa adicional de información útil para entender sus antecedentes y competencias.
  • Actualización periódica: Asegúrate de que el organigrama de la empresa se actualice regularmente para reflejar cambios en la organización, como nuevas contrataciones, ascensos o cambios de la estructura.

Cómo hacer un organigrama: Instrucciones paso a paso

Crear el organigrama de una empresa puede ser un proceso bastante sencillo si sigues algunos pasos básicos. Realmente, la dificultad de crear un organigrama no reside en la tarea técnica de dibujar cajas y líneas, sino más bien en la necesidad de comprender la dinámica interna de la organización y representarla de manera clara y precisa.

Vas a necesitar habilidades de comunicación, comprensión organizativa y encontrar el equilibrio perfecto entre la representación visual y la fidelidad a unas relaciones laborales y jerárquicas que (en la mayoría de los casos) son complejas.

¡Manos a la obra! Con estos pasos que te diré ahora, te será más sencillo.

Paso 1: Define la estructura organizativa

Antes de empezar a dibujar el organigrama, necesitas tener claro cómo está estructurada tu empresa. Identifica los diferentes departamentos, equipos y puestos de trabajo, así como las relaciones jerárquicas que existen entre ellos.

Paso 2: Selecciona la herramienta

Elige la herramienta que utilizarás para crear el organigrama. Puedes usar papel y lápiz, pero también hay muchas herramientas en línea y programas especializados que facilitan la creación de organigramas. Aquí tienes algunas:

  • Microsoft PowerPoint
  • Excel
  • Google Drawings
  • Canva
  • Creately
  • GitMind

Paso 3: Decide el tipo de organigrama

Más arriba hemos visto los distintos tipos de organigrama, como el organigrama matricial, el jerárquico o el funcional. Elige el tipo que mejor se ajuste a la estructura de tu organización.

Paso 4: Comienza con la jerarquía principal

Escojas el tipo de organigrama que escojas, empieza por situar primero el nivel jerárquico más alto, el puesto más alto en la organización, para después poder continuar disponiendo el resto de puestos de trabajo en función de esa primera posición.

Paso 5: Agrega niveles jerárquicos

Añade el resto de los niveles jerárquicos, conectándolos mediante líneas que representen las relaciones que existen entre departamentos y empleados. Asegúrate de organizarlo todo de manera clara y coherente.

Paso 6: Incluye nombres y cargos

Añade nombres y títulos a cada caja o forma que represente a una persona o puesto en el organigrama. Asegúrate de que la información sea clara y fácil de entender.

Paso 7: Utiliza formas y colores

Puedes mejorar la visualización utilizando formas y colores para representar diferentes tipos de roles, departamentos o funciones. Esto facilita la lectura y comprensión del organigrama.

Paso 8: Revisa y ajusta

Revisa tu organigrama de empresa para asegurarte de que refleje correctamente la estructura organizativa. Haz los ajustes y cambios que creas necesarios. Comparte el organigrama con los miembros de la organización que correspondan (como el equipo de recursos humanos) y actualízalo regularmente para reflejar cambios en la plantilla.

Te aconsejo que mantengas un registro de las versiones del organigrama para rastrear los cambios organizacionales a lo largo del tiempo.

Consejos adicionales para concluir

  • Explica los símbolos: Añade una leyenda que explique los colores, formas y símbolos utilizados. Esto es especialmente útil en organigramas complejos con múltiples tipos de información representada.
  • Asegúrate de que esté accesible: Publica el organigrama en un lugar accesible para todos los empleados, como la intranet de la empresa o tableros de anuncios digitales.
  • Simplifica: No satures el organigrama con demasiada información. Mantén la simplicidad para facilitar la comprensión.
  • Mantén la coherencia: Utiliza un formato consistente para las formas, colores y tamaños para hacerlo más profesional.
  • Prueba diferentes herramientas: Experimenta con diferentes herramientas para encontrar la que mejor se adapte a tus necesidades.
Andrea Barreiro
Andrea Barreiro

Técnico de marketing online en el sector del hosting desde 2012. Invierte el tiempo en leer mucho, subir montes e intentar que Bowie no se coma el sofá.

Artículos relacionados

Si te ha gustado este post, aquí tienes otros que pueden ser de tu interés. ¡No dejes de aprender!

Tenemos 0 comentarios en "¿Qué es el organigrama de una empresa y qué tipos hay? [Con ejemplos]"
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Vienes de otro proveedor?

¡Ningún problema! Te migramos gratis y sin cortes
cohete raiola